Powered by ProofFactor - Social Proof Notifications

¿Te gustaría entrenar en casa con elementos cotidianos?

Si quieres ahorrarte un dinero al mes evitando ir al gimnasio, sólo es cuestión de imaginación. Si de verdad quieres puedes suplir prácticamente cualquier cosa por elementos que tengas en casa.

Cartones de leche, una mochila con botellas de agua dentro o algún objeto pesado y que se pueda agarrar bien pueden sustituir las mancuernas o pesas. Una toalla, sábanas o cuerda te pueden servir para sustituir al TRX.
Todo esto dando por supuesto que tu propio cuerpo es un elemento ya por sí mismo suficiente para ejercitarte ¡y ponerte bien fuerte!

ENTRENAR EN CASA

Estos son algunos elementos que puedes usar en tu casa para diferentes ejercicios:
Mochila con peso: Hacer flexiones con ella en la espalda, tumbado boca arriba en la cama y traer con serratos por encima de la cabeza de detrás hacia delante, peso muerto, curl de bíceps, press militar, etc…

 

 

O puedes usar algo como latas para hacer tipo mancuerna, o zumos o lo que sea, o una bolsa.


Cama: Ponerse debajo y elevarla (como press de banca). El inconveniente es que los codos no podrán bajar por debajo de tu espalda como si te trajeras la barra de press al pecho porque está el suelo y lo impide, por lo que el recorrido no es completo. Pues añadir peso encima de la cama o que se siente alguien. También se puede realizar la acción contraria, el antagonista de este ejercicio, y no consiste en elevar la cama sino en agarrarse a ella y elevarte tú separándote del suelo.
Paredes del pasillo: Sentarse con pared apoyada y empujar con piernas en frente (para fuerza máxima isométrica). Mejor quitarse las zapatillas para no manchar 😉 Si haces bien el ejercicio para fuerza máxima no podrás aguantar más de 5”. Calentar bien.


Toalla: Pasarla de frente por los pies y hacer remo. Las piernas deben ir dejando resistencia para que los brazos puedan tirar para atrás. Este ejercicio me encanta, tú te marcas la intensidad con las piernas ofreciendo resitencia.

Estas son algunas ideas, a partir de aquí lo que tu imaginación y necesidad te permita alcanzar. Así que ya sabes, no hay excusa desde luego, puedes entrenar en tu casa perfectamente a tope, ¡es cuestión de querer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

[]